Cómo conservar mis viejas fotografías

Comment

Curiosidades

Cómo conservar mis viejas fotografías

Todos tenemos algunas fotos impresas en papel que quisiéramos conservar toda la vida. O al menos mientras vivamos. Aunque hoy en día la tecnología nos permite poder escanearlas y pasarlas al ordenador. Esto no nos permitiría tenerlas en nuestras manos ni tampoco exhibirlas en un portarretrato. Es por esta razón que he  buscado asesoría para saber cómo conservar mis viejas fotografías.

Como ya dijimos, no solo son en sí las fotos, sino quizás una tarjeta de recuerdo, una postal o hasta una misiva en una hoja que tenga para nosotros un significado muy especial. Recordemos pues que existen métodos para conservarlos y uno de ellos puede ser mediante la plastificación. Para lo cual se requiere de una plastificadora de Bobina.

Plastificando nuestras fotos, las estaremos protegiendo de la acción del tiempo, o de la luz. Esta también tiende a desteñirlas, al igual que el polvo y la humedad. Entonces, no dudemos en recurrir a este maravilloso método para poder preservar esas fotografías y poderlas conservar en buen estado. Por lo que nos quede de vida y mucho más.

Que es una plastificadora de bobina

Una plastificadora de bovina es una máquina eléctrica, que trabaja concretamente con calor, o con frío a la cual se le adaptan bovinas con plásticos de diferentes medidas con el objeto de plastificar todo tipo de documentos de papel, cartón o cualquier otro material que se pueda someter al la acción del calor. Estas plastificadoras vienen en diferentes medidas, las hay hasta de setecientos veinte milímetros, y por supuesto de diferentes precios y marcas.

Las más comunes son marca Rolan, y se pueden conseguir en el mercado, hay  unas muy económicas que pueden ser hasta portátiles. Pero también las hay industriales que vienen con sus bases. En estas plastificadoras de mayor tamaño, se pueden plastificar pancartas, afiches o cualquier diploma o documento que tenga mayores medidas.

Diferencia entre una plastificadora y una termo laminadora

Realmente la diferencia entre una plastificadora y una termo laminadora, es que la laminadora, trabaja con un proceso que generalmente es en frío, y además solo protege una sola cara del documento o papel que se le presente, mientras que la plastificadora, trabaja con calor y protege ambas caras del documento o foto al cual se les está sometiendo a proceso de plastificado.

En ambos casos, sean laminadoras o plastificadoras, estas máquinas, están en capacidad de aceptar todo tipo de papel fotográfico o no. También acepta cartulina y cualquier otro material cónsono con el grosor del rodillo. Por otra parte en ambos casos, se puede trabajar tanto en acabado mate, como en acabado brillante. De ésta manera sea cual fuere la opción que hayamos escogido, estarías protegiendo el documento de la acción destructora de la luz  del sol, el polvo y hasta de químicos o de hongos.

Los hongos atacan el papel fotográfico

Claro que los hongos atacan el papel fotográfico, por la acción de la humedad se puede proliferar la producción de algunos hongos que atacan todo tipo de materiales como telas, papel o cartón, es  por esto, que si protegemos nuestros documentos o fotos plastificándolos nos estaríamos librando  de perderlos parcial o totalmente.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *